Mejor momento de adquirir un cachorro

¿ A qué edad adquirir un cachorro? Siempre se habla de que un perro adquirido de pequeño es mejor como mascota, pero eso dependerá de que tanto podamos ofrecerle, antes de decidir educar desde el comienzo a un cachorrito hay que considerar un par de factores.                                            ¿Tenemos el tiempo para un cachorro pequeño?

 No se trata sólo de alimentación, higiene y un lugar para dormir, estamos hablando de educación, un cachorro pequeño necesita forjar su temperamento, desarrollar su inteligencia y aprender a interactuar con perros y personas, si no le damos un ambiente propicio estos aspectos no se desarrollarán y no tendremos un perro equilibrado o con todo su potencial. Las demandas de atención y experiencia aumentan según más joven es el cachorro, un perro de unas cuatro semanas está recién aprendiendo a interactuar con el mundo, comenzando su etapa de socialización, momento en el que necesita recibir gran cantidad de estímulos para desarrollar su sistema nervioso y que este se adapte a las distintas situaciones. Un perro que no aprende a interactuar correctamente en esta etapa crucial (de 4 a 8 semanas aprox.) no posee un desarrollo cerebral que le permita desenvolverse con soltura en el futuro, le ponemos de inmediato un techo más bajo a su capacidad y dependiendo del grado de las carencias podríamos arruinar su futura conducta. Así un perro que no conoció gente desde pequeño reaccionará con mucha ansiedad ante las personas una vez adulto, podemos entonces enseñarle a no actuar de forma indebida, pero no le quitaremos el stress de encontrarse con situaciones para las que no está preparado. Por lo mismo un cachorro en etapas tempranas exige gran cantidad de estímulos y atención, ver perros y aprender a tratarlos, conocer personas y aprender a relacionarse con la “manada” humana, aprender las normas de dominio-sumisión, etc.. Si no se sabe cómo o no se está dispuesto a brindar la dedicación necesaria es mejor un perro con un carácter algo más formado.


¿Un perro ya adulto será menos fiel?

Es indudable que un perro criado de pequeño, si fue bien manejado, estará más amoldado a nuestras exigencias, pero que un perro nos considere su amo y,  por lo tanto su líder y protector puede darse a cualquier edad. Si su vida ha sido poco grata o si simplemente lo convencemos de que nuestro hogar es el mejor lugar que existe, entonces nos estará muy agradecido. Incluso y contrariamente a lo que muchos creen, un perro adulto puede ser adiestrado y aprender a comportarse, incluso un adulto joven es más fácil de adiestrar que un cachorro distraído y hasta los perros viejos dan sorpresas. La mayor ventaja está en que requieren menos dedicación que los cachorros, pues tenemos una carga menor a lo que a formación se refiere, un perro joven ya paso la etapa de roturas y diabluras que a veces a muchas personas molestan y ya está en la edad de comenzar un adiestramiento básico con su nuevo dueño.


¿Qué edades son más críticas?

Antes de las cuatro semanas jamás deberíamos separar al cachorro de la madre, aún no comienza siquiera a aprender qué es ser un perro, además hasta esa fecha él debe estar alimentado con leche materna sustancial para una crianza sana y saludable que necesitara para su buen crecimiento y próspera salud. Luego de las 4 a 8 semanas (más o menos) el perro aprende conductas muy difíciles de corregir luego, lo mismo con las carencias, además tiene que aprender a ser perro y, por todo ello, necesita a la madre. Se dice que a los 45 días es un buen momento para evaluar la estructura del cachorro. Aproximadamente a los dos meses el perro está en una buena edad para ser llevado a un hogar, entre las 7 a 10 semanas (idealmente en la séptima) se realiza el Test de Campbell, en caso de querer hacerlo. Entre los 4 o 6 meses en perro aumentará su nivel de agresividad, se hace muy importante el no haberle permitido conductas de pequeño que más tarde pudieran volverse violentas, lo que no se acepta de adulto tampoco se hará de pequeño. Desde las 10 a 13 semanas hasta los 6 o 9 meses el perro es un joven, con todo lo que implica, juegos, gran actividad y muchas conductas destructivas si no se satisfacen estas necesidades.


¿Hay excepciones?

 Si vemos que las condiciones del criadero o lugar donde se encuentra el cachorro no son las adecuadas y aun así queremos adquirirlo, entonces hay que sacarlo pronto de ahí, pero sin olvidar la gran responsabilidad que conlleva y los posibles riesgos de problemas como sanitarios. Un perro que creció en una jaula de una tienda probablemente será torpe socialmente o inseguro, lo mejor es no comprarlos para no arriesgarnos a comprar un perro poco inmunizado, motivado y a veces retirado precozmente de su madre con el fin de comercializarlo rápido en  este tipo de negocios, pero si se insiste en hacerlo, mejor que sea pequeño antes que comprarlo aún más dañado (incluso físicamente) a mayor edad. No podemos olvidar que el perro es un animal tremendamente social, eso implica que sus habilidades para interactuar con los demás sean complejas y además vitales para su futuro. -