El Ovejero Alemán

Las cualidades primordiales de un ovejero alemán de pura sangre son: un sistema nervioso equilibrado, atención, soltura, vigilancia, lealtad, integridad, así como coraje, combatividad e ingenio en la defensa.

El conjunto de estas cualidades lo convierten en general en un perro de trabajo, y en particular en perro guardián de compañía, defensa y pastor.

Su temperamento exuberante no le impedirá ser dócil, adaptarse a todas las situaciones y ejecutar con voluntad y entusiasmo las tareas que se le encomienden.

Mostrará coraje y fiereza en defensa del amo y sus bienes y atacará con decisión cuando éste se lo ordene, pero además es un compañero agradable en su ambiente habitual, vigilante, fiel y manso con respecto a los niños y otros animales, desenvuelto en presencia de personas extrañas.

Pelaje

El perro ideal tiene un pelaje de doble capa y es de longitud media. El pelaje exterior debería ser lo más denso posible, pelo recto, duro y que caiga sobre el cuerpo. Un pelaje exterior ligeramente ondulado, frecuentemente de textura resistente, es permisible. La cabeza, incluyendo el interior de la oreja y la zona anterior de la cara, las piernas y las zarpas se cubren con un pelo corto y el cuello con pelo más largo y más grueso. La zona posterior de los miembros anteriores y piernas traseras tienen pelo algo más largo que se extiende hasta el carpo y el corvejón, respectivamente. Las faltas en el pelaje son: pelo blando, sedoso, demasiado largo, lanoso, crespo y pelaje abierto.

Color

El Perro Pastor Alemán varía en color, la mayoría de los colores son permisibles. Los colores fuertes se prefieren. Color pálido, lavado, negro con tinte azul o muy vivo son fallas serias. Un perro blanco debe descalificarse. Negro, gris hierro, gris ceniza, ya sea de un solo color o con manchas regulares de tono castaño, amarillo al gris blancuzco.                                             Subpelo o lana interior poco coloreado, excepto en los perros negros. Solo se puede determinar el color definitivo del pelaje de los cachorros después de adquirido el pelo de cobertura.

También pueden presentar manto negro (tonalidades negras sobre fondo gris o castaño claro, con las correspondientes manchas mas claras), el llamado color de lobo.

Manto 

 vPelo Duro (Stockharig): pelo lo mas tupido posible, duro, tieso, áspero y muy adherente. El pelo de la cabeza, parte anterior de las extremidades, pies, y dedos es corto. En el cuello es mas abundante y largo. En la parte posterior de las extremidades anteriores y posteriores es mas largo y llega hasta el metacarpo y metatarso respectivamente. Forma en los muslos un calzón cuyo pelo es de longitud moderada. El pelo muy corto, es considerado un defecto. 

  v Pelo duro largo (Langsdockharig): el pelo aislado es más largo, no siempre tieso y sobre todo no es muy adherente al cuerpo. Los pelos son considerablemente mas largos en la base de las orejas y detrás de las mismas en la parte posterior de los antebrazos y en la región lumbar. A veces forman mechones en las orejas y a partir de los codos y hasta el metacarpo. Los calzones de los muslos son largos y espesos. En la cola es espeso. Este pelaje no es conveniente, ya que la protección contra la intemperie que brinda no es igual al pelo duro, pero se admiten sin embargo para la reproducción si el subpelo es suficientemente tupido. 

 vPelo largo (Langharig): pelo considerablemente mas largo que el anterior nombrado, y a veces se divide formando raya. No tienen subpelo o solo lo tienen en la región lumbar. Los ejemplares con este tipo de pelo por lo general son de pecho angosto, hocico delgado y bastante largo. Son excluidos de la reproducción, ya que no poseen una buena aptitud para el trabajo y el manto es poco impermeable.

La marcha

El Pastor Alemán es un perro trotador y su estructura ha sido desarrollada para permitir los requerimientos de su trabajo. Impresión general: La marcha es alargada, elástica, aparentemente sin esfuerzo, plana y rítmica, cubriendo la máxima cantidad de terreno con el mínimo número de pasos. Al caminar cubre una gran cantidad de terreno, con un tranco largo de los miembros posteriores y anteriores. Al trote el perro cubre todavía más terreno gracias a un tranco más largo y parejo, se mueve poderosa pero fácilmente, con la coordinación y balance necesarios para que la marcha parezca ser el movimiento constante de una bien lubricada máquina. Los patas viajan cerca del terreno tanto en el movimiento hacia adelante como hacia atrás. A fin de lograr un movimiento ideal de este tipo, debe existir un buen desarrollo muscular y de ligamentos. Los cuartos traseros entregan, a través del lomo, un poderoso empujón que ligeramente levanta al animal y dirige el cuerpo hacia adelante. Extendiéndose hacia adelante y pasando la pisada izquierda de la pata delantera, la pata trasera toma contacto con el piso, entonces el corvejón para y el fémur entra en acción y con una barrida del lomo y el empuje del miembro posterior termina con la pata en el piso mediante un suave movimiento hacia adelante. La sobre extensión de los cuartos traseros usualmente necesita que la pata trasera pase por fuera y la otra pase por dentro de la pisada de la pata delantera, tal acción no es falta, a menos que la locomoción sea " de cangrejo " y que el cuerpo del perro se salga a un lado de la línea recta normal. Transmisión: La típica marcha suave y fluida es mantenida con gran fuerza y firmeza del lomo. La totalidad del esfuerzo de los cuartos traseros es transmitida a los delanteros a través del lomo, torso y cruz. Al trote el lomo permanece firme y a nivel, sin oscilar o balancearse, dar latigazos o extenderse. Una línea dorsal no a nivel, con la cruz más baja que la cadera es falta. Para compensar el movimiento hacia adelante impartido por los cuartos traseros, los hombros deberían abrirse en toda su extensión. Los miembros anteriores deberían extenderse pegados al suelo, en un largo paso en armonía con los de los cuartos traseros. El perro no puede pisar fuera de dos líneas paralelas, pero si dirigir los miembros en dirección a la línea media del cuerpo cuando trota, para así mantener el balance. Las patas se acercan estrechamente pero no se golpean o cruzan unas con otras. Inspeccionadas desde el frente, los miembros anteriores se mueven desde la articulación del hombro a las patas en línea recta. Inspeccionadas desde la retaguardia, los miembros posteriores se mueven desde la articulación de cadera a las patas en línea recta. Las fallas en la marcha, ya sean miradas desde el frente, atrás o el lado serán consideradas fallas muy graves.

Temperamento

La raza tiene una personalidad distintiva marcada por ser directa, audaz ( pero no agresiva ) y expresiva. El perro debe tener confianza en sí mismo y una cierta reserva que no permite crear amistades inmediatas e indiscriminadas. El perro debe ser abordable, permanecer sosegadamente en su terreno, mostrar confianza y consentimiento que permita un acercamiento sin que el mismo lo haga. Ser reposado, pero cuando la ocasión lo exija, ansioso y alerta; ambas características se ajustan y disponen apropiadamente para servir en su rol como compañero, perro guardián, lazarillo, pastor o para cualquier circunstancia en que se lo necesite. El perro no debe ser tímido, esconderse detrás de su dueño o entrenador; no debería ser nervioso, mirar con expresión ansiosa o mostrar reacciones nerviosas, tal como meter la cola entre las patas traseras ante cosas o sonidos extraños. El miedo a lo que lo rodea no es típica de un buen carácter. Cualquiera de las deficiencias mencionadas en el carácter deben penalizarse como fallas serias y cualquier perro que exponga una pronunciada cantidad de alguna de ellas debe ser retirado del circuito. Debe ser posible que el juez observe los dientes y determine que ambos testículos han descendido. Cualquier perro que intenta morder al juez debe descalificarse. El perro ideal es un animal de trabajo con un carácter incorruptible combinado con el cuerpo y marcha apropiada para el trabajo arduo que constituye su propósito primario.

Talla.

Max von Stephanitz y sus asociados determinaron que la altura ideal a la cruz, del perro pastor alemán debería ser de 62,5 cm. para perros y 57,5 cm. para las hembras, aceptándose dentro del estándar una desviación de 2,5 más de alto o más de debajo tanto en machos como en hembras.

Establecieron también que la proporción ideal entre la altura y la longitud para que un perro trotara correctamente debería ser en una proporción de 10 a 9, donde 10 representaba la longitud del cuerpo y el 9 la altura de la cruz.

talla

Por lo tanto, un perro macho de 65 cm. de altura a la cruz debería presentar una longitud de tronco de 72 cm. también se determino que a una perra se le permite un tronco más largo por cuestiones biológicas reproductivas, ya que un vientre mas largo le permite una mejor gestación y un mejor acceso de sus cachorros a las tetas durante la lactancia, entonces se consideró como adecuado que una hembra presente una proporción de 8,5 a 10 esto es. que una perra de 60 cm. de alto puede medir 70,5 cm. de largo de tronco.

Para medir la longitud del tronco deberás tomar como referencias la punta del esternón y la tuberosidad del íleon, mientras que la altura a la cruz se mide desde el piso a la punta de la cresta vertebral central de la cruz pasando por la articulación del codo, el pelo deberá ser empujado hacia abajo para aplanarlo.

Esta proporción fue establecida por von Stephanitz y años después contando ya con mayores recursos técnicos, el Dr. Gorrieri confirmo la importancia de este equilibrio de proporciones corporales como la condición básica que le permitía al perro pastor alemán mantener una capacidad física-dinámica básica para poder cumplir con sus condiciones de perro de pastoreo y trabajo.

Ojos y visión.

Los ojos no deber ser de tonos claros sino mas bien oscuros tirando al negro.                        

Ellos también pueden ver el mundo en color, aunque no como los humanos.                               Mientras que la gama cromática de los humanos esta compuesto por tres colores: rojo, verde y azul, la de los perros es más reducida, ellos tienen dos: el azul y el amarillo.

Esto significa que la gama de colores que distinguen es menor a la nuestra, debido al número de células receptoras de luz que poseen. 

El Aspecto General

La impresión primera de un buen Pastor Alemán es el de un animal fuerte, ágil, bien musculoso, alerta y lleno de vida. Es bien equilibrado , con un desarrollo armonioso del cuarto trasero y delantero. El perro es más largo que alto, de cuerpo profundo, y presenta una silueta suave más que angulada. Luce substancial (no delgado y largo), dando la impresión, tanto en reposo como en movimiento, de aptitud muscular y agilidad sin parecer desgarbado o falto de ejercicio. El perro ideal tiene una mirada cálida y noble difícil definir, pero inconfundible cuando se presenta. Las características secundarias de los sexos se marcan fuertemente, y cada animal da una impresión definitiva de macho o hembra, según su sexo.

En resumen, dan una imagen armoniosa de seguridad en sí mismos y natural nobleza.